19/12/2016 | admin

¿Cómo de rápido será el ritmo de cambio en la industria financiera?

Este es un post de Alan Colmenares (New Digital Business Latam, BBVA), colaborador de esta sección especial.

[Esta es la segunda parte del artículo que publicamos el pasado mes de septiembre . AQUÍ puedes acceder al contenido del mismo que recogía otras interesantes conclusiones].

Lo interesante es que las tecnologías para hacer este mundo, que mencionaba en la primera parte de mi artículo, basado en la automatización inteligente en realidad ya existen. Estas tecnologías incluyen la inteligencia artificial, data analytics, transcripción inmutable y descentralizado de transacciones (blockchain) y una forma puramente digital de transferir valor (criptomonedas como bitcoin).  Lo que falta es algo poco trivial y es el desarrollo de las mismas en soluciones completas y la adopción dentro de un mundo real y con muchas fricciones (la mayoría de estas no son tecnológicas).  

Hay muchos millones de dólares que se están invirtiendo en startups para que este nuevo mundo aparezca más pronto.  Es más, hay factores externos que pueden afectar el ritmo de los cambios que estamos viendo. Por ejemplo, desde mi punto de vista, en el futuro las crisis económicas y/o socio-políticas podrían servir para debilitar el status quo y ayudar a acelerar aún más la transformación de las industrias.  Nadie sabe la direccion exacta que tomarán las cosas pero he encontrado que para mi sirve estar abierto a varios posibles escenarios.

Otro aspecto interesante de la industria Fintech en general es que los mejores ejemplos no vienen de los Estados Unidos sino, primero de Asia (principalmente de China), seguido de Europa.  Como hablé en otra entrevista, muchas de estas startups se están aprovechando del desempaquetamiento o “unbundling” de la industria financiera.  Este es un proceso que ya está bastante avanzado en Asia y en otras regiones y ya podemos econtrar algunas instancias de re-empaquetamiento de algunos de estos servicios.

Cuando hablamos de estos avances, personalmente distingo entre la innovación dentro de los parámetros del sistema financiero existente y la innovación fuera de estos parámetros (principalmente, Bitcoin/Blockchain).

La mayoría de las startups Fintech en el mundo son de la primera categoría donde estas están construyendo ventajas en uno o varios componentes de los modelos de negocios actuales (Ej., costo de adquisición de clientes, underwriting, servicio al cliente, etc.).   No obstante, el segundo tipo de innovación la que me refería, es mucho más arriesgado de predecir que este primero, ya que implica un cambio total de las reglas de juego para lograr el máximo resultado y estas startups tienen a entidades como los reguladores de cada país realizando su mejor esfuerzo por entenderlos y regularlos.

Aunque parezca un poco exagerado pensar en un futuro del Fintech donde el output final no termine en monedas tradicionales, esto seguiría un patrón comenzado cuando Internet otorgó el poder de los medios (con monetización a través de publicidad, particularmente, con los clasificados) a nuevos jugadores digitales que no necesitaban imprimir en papel físico.  En los últimos años , con los teléfonos inteligentes, cualquier persona tiene su alcance el poder de comunicaciones que antes solo tenían las grandes corporaciones y el poder de transmisión de video que el pasado requería redes de estaciones de transmisión de señales analógicas de televisión desde dicho dispositivo.  Ahora, como ha dicho el experto, Andreas Antonopoulos, Bitcoin es como tener un banco en tu bolsillo.

Todavía es posible que Bitcoin (la primera gran aplicación que corre sobre Blockchain) no logre todo su potencial y, aunque soy optimista sobre las criptomonedas en general y el Bitcoin en particular, me encanta escuchar opiniones alternativas al respecto sobre los retos de negocio (los retos de la tecnología en sí y del proceso de desarrollo por su comunidad de ingenieros es más clara). Nadie sabe lo que nos espera en el futuro pero, por mi parte, pienso que los cambios que vienen son más grandes (y más amplios) de lo que normalmente se habla, pero mi expectativa es que aún faltan diez años para la adopción más masiva de dichos cambios y, probablemente, el posicionamiento de un nuevo titán de internet (uniéndose a Alibaba, Google, Facebook y Amazon – todos liderados por sus fundadores originales).

Pienso que las criptomonedas tendrán gran impacto en un área poco obvia y la cual va más allá que la industria Fintech: Bitcoin podría apoyar nuevos modelos de negocio para startups de todo tipo o podría ser un componente clave que acelera la adopción de otra tecnología como el Internet de las cosas.  Esto tiene implicaciones directas para el mundo de  la automatización inteligente al cual me refería anteriormente. Hoy en día, el modelo de ingresos utilizado por muchas startups (incluyendo algunos titanes) es el de la publicidad y dicha dependencia se torna cada día más arriesgado.  

Un modelo de riesgo para inversionistas

Analizar y evaluar a startups con potencial es un ejercicio increíblemente difícil.  Aunque compañías como CB Insights y Mattermark están inyectando más objetividad (a través de datos) al proceso, sigue habiendo factores intangibles (como por ejemplo:. el talento y el carácter de los fundadores, la interacción de los fundadores, visión de negocio, etc.) que se deben seguir considerando.  En algunos casos, la experiencia y la capacidad de hacer “pattern matching” con casos anteriores ayuda, pero esto tiene sus limitaciones.

Años atrás, siendo uno de los directores del Founder Institute, una incubadora global fundada en Silicon Valley, tuve la oportunidad de asistir a uno de los eventos de esta organización (Founder Showcase).  Durante dicho evento, un reconocido inversionista llamado Mark Suster expuso sobre un modelo explicando cómo hay diferentes tipos de riesgos para una startup en su evolución a medida que esta va progresando y, al mismo tiempo, su valuación también se incrementa.  Quisiera utilizar este modelo como guía para darle un poco de contexto a algunos comentarios sobre la industria Fintech en general y en Latinoamérica.

En dicha conferencia, Mark nombró cuatro riesgos importantes dentro de esta progresión que hay que superar.  El primer riesgo al que hacía referencia es el del producto que es reducido sustancialmente si la startup exitosamente construye un producto.  El segundo riesgo es el del mercado donde la compañía logra comprobar que tienen clientes dispuestos a pagar por su producto.  El tercer riesgo es el de crecimiento o escalamiento de la compañía que tiene que ver con las actividades relacionadas para hacer crecer rápidamente los ingresos y la organización en sí. Finalmente, está el riesgo de competencia donde es importante comprobar que se cuenta con un modelo de negocio rentable y con ventaja sostenible (comparado con la competencia).

En términos de riesgo de producto, Fintech es interesante porque a veces no solo tiene que ver con el producto tecnológico  sino también debe cumplir con una serie de regulaciones. Adicionalmente, si miramos los “marketplace lenders”, adicionalmente, tienen que tomar en cuenta su modelo de riesgo (para otorgar créditos) ya que es importante probar estos modelos bajo diferentes contextos macroeconómicos y otras condiciones y esto requiere tiempo.  

En términos de riesgo de mercado, los llamados robo-advisors tienen retos adicionales en un mercado como América Latina donde la cultura de inversión no está tan solidificada como en otros mercados.  Igualmente, para las plataformas de pagos, lograr la adopción en el mercado requiere ofrecer algún diferenciador comparado con otros (o tener gran presupuesto de mercadeo) a la vez que se debe invertir en temas como seguridad y fraude.  

Donde veo bastantes retos en América Latina es en el área de escalar estos negocios.  Con el negocio de “marketplace lenders”, fuera de los retos normales (como el de construir rápidamente una organización grande), está el de fondear los préstamos (conseguir inversionistas). En otros mercados hay mecanismos de mercados secundarios existentes y nuevos que se están construyendo.  Para todas las empresas con inversión de capital de riesgo, es importante contar con inversionistas pacientes, ya que algún imprevisto que impacte los resultados sustancialmente puede generar reacciones que inestabilizan innecesariamente a la empresa.

Finalmente, en términos del riesgo de competencia y monetización, es importante descifrar la ventaja competitiva real que puedan tener estos jugadores a largo plazo, ya que algunos negocios pueden hacer crecer una ventaja competitiva leve y otras pueden ser temporales e ilusorios Por ejemplo, a medida que entre más competencia, los costos de adquisición de clientes pueden subir a un nivel que comience a impactar sustancialmente a algunos modelos de negocios. A veces esto no es posible discernir y es una apuesta sobre si el equipo fundador puede construir un negocio grande y rentable.  

En mi opinión, los competidores más peligrosos (aunque no los únicos) al status quo en el futuro serán las empresas grandes de otras geografías que pueden o no ser considerados Fintech hoy en día (incluyendo Alibaba, Google, Amazon y Facebook).  También están los retos de los cambios en el marco regulatorio en el ambiente macroeconómico y, por último, es posible que una o dos instituciones financieras tradicionales puedan ejercer alguna presión competitiva.

Algunas de startups Fintech en la región seguramente serán adquiridas por instituciones financieras o startups de otras geografías.  Si esto sucede, es posible que la empresa resultante (después de la adquisición) pueda causar problemas para las startups que sigan independientes en el mismo segmento. Sin embargo, no es trivial adquirir un startup y nutrir el rumbo de crecimiento que llevaba la misma.  Lo bueno es que también hay oportunidad para que algunas startups en la región mantengan su independencia pasen a ser empresas grandes y valiosas como lo es  hoy en día Mercadolibre en su segmento. 

En conclusión, veo una excelente mezcla de emprendedores inteligentes con gran talento construyendo productos y desarrollando organizaciones que solucionan problemas con clientes dispuestos a pagar por estos en una región que contiene una variedad de oportunidades subexplotadas por los jugadores tradicionales.  Como si esto no fuese suficiente, existe una tecnología (la de criptomonedas) que tiene el potencial de cambiar completamente las reglas de juego.  El Fintech a nivel global y en América Latina tiene grandes retos y, inevitablemente habrán fracasos, pero esta industria tiene los ingredientes para lograr grandes cosas en los próximos años.   

Sobre Alan Colmenares

Alan Colmenares ha trabajado en Silicon Valley y Latinoamérica para algunas de las compañías tecnológicas más punteras como Intel Capital, Oracle, SCO y SAS Institute. Hoy en día, Alan forma parte del equipo de New Digital Business Latam de BBVA. Ha sido un Director de Founder Institute por seis años y fue galardonado dos veces por esta incubadora global. Ha sido mentor de Endeavor por seis años así como inversionista, Advisor y accionista de algunas Startups como Tappsi y 1Doc3, entre otros.  Ha hablado sobre Innovación Digital en conferencias y programas televisivos como CNN en Español. Adicionalmente, escribe sobre Innovación Digital para publicaciones internacionales como NYTimes.com y VentureBeat y para su blog, TropicalGringo.com.


« LATAM: Un ecosistema de oportunidades y retos para la innovación Fintech y la banca tradicional FSMEX2016: PopRecarga. Final de la competencia BBVA Open Talent 2016 – Edición Latinoamérica »

¡Apúntate a nuestra newsletter!

Recibirás las últimas novedades y serás parte de la comunidad Fintech líder en América Latina y Europa.

Lead Source






Nombre*
Apellido*
Email*
Soy de …*


¡Apúntate a nuestra newsletter!

Recibirás las últimas novedades y serás parte de la comunidad Fintech líder en América Latina y Europa.

Lead Source






Nombre*
Apellido*
Email*
Soy de …*